Historia de la Ermita

La ermita de San Jerónimo de Valencia fue construida por los vecinos del barrio de Orriols en el año 1848 para venerar una imagen del santo que les habían dejado los monjes jerónimos cuando abandonaron el barrio. Desde entonces ha estado dedicada al culto, aunque en el año 1936 en el inicio de la Guerra Civil, dejó de hacer su labor pastoral y pasó a ser una vivienda normal, carpintería, colegio y varias cosas más que la fueron degradando hasta quedar casi abandonada. Fue el padre Hilarino Valladares quien recuperó el interés por la ermita ya en los años noventa y lo contagió a sus sucesores, uno de los cuales, José Antonio Rodríguez, consiguió que se reconstruyera en 1998 aprovechando la urbanización de la calle Duque de Mandas. Para ello fue necesaria una primera desacralización, el derribo del edificio existente y la reconstrucción de una ermita idéntica a la que existía, todo ello con el compromiso de que después se dedicara al culto.

LOCALIZACIÓN

La Ermita de San Jerónimo de la ciudad de Valencia Se encuentra al final de la calle Duque de Mandas, en el barrio de Orriols o Rascanya, totalmente exenta en medio de un solar sin urbanizar dedicado a aparcamiento.

HISTORIA Y CONSERVACIÓN

Los monjes del monasterio de San Jerónimo de Cotalba (La Safor) tomaron posesión del antiguo poblado en 1498 e instituyeron al santo como patrono, construyendo una capilla que fue el origen de la actual ermita.

DESCRIPCIÓN

El templo se alza sobre una plataforma a la que se accede por escalones. Es un edificio rectangular de una sola nave, con techado de tejas a dos aguas. La puerta, forrada de zinc es de arco de medio punto con archivolta. Sobre ella hay una hornacina vacía que albergaba imagen del santo y coronando el frontón triangular se levanta una esbelta espadaña sin campana y con veleta. En grandes azulejos cerámicos se lee el nombre de la ermita y los años 1848-1998. Presenta ventanas en las fachadas laterales y en la posterior.

El interior, vacío de objetos de culto, se cubre con cielo raso.

NOTICIAS

La histórica ermita de San Jerónimo fue bendecida por Mons. Jesús Catalá