Un nuevo año litúrgico, una nueva oportunidad de recibir y anunciar el evangelio.

La parroquia de San Jerónimo comienza este nuevo curso pastoral 2018/19 con renovado entusiasmo.

Celebradas las fiestas patronales a finales de septiembre con una buena participación en la Misa mayor, la comida de fraternidad posterior y la procesión solemne de la tarde.

Realizadas, a lo largo de los meses de octubre y noviembre, las convivencias de “inicio de curso” de las 17 comunidades neocatecumenales, que gracias a la ampliación de salas que se llevó a cabo este verano, hemos podido concentrar en la parroquia 14 de ellas. Solo una tiene sus celebraciones en la ermita y dos en los antiguos locales de Padre Viñas. Cierto es que las abundantes lluvias de este otoño han complicado la utilización de las salas de la parroquia, pero confiamos en poder encontrar alguna solución para este problema que venimos arrastrando desde el mismo inicio de la utilización del nuevo templo.

Celebrada la decimotercera Dedicación del templo y el Envío de agentes pastorales de la parroquia, que estimo en unos 150 (aunque no todos pudieron asistir al Envío al coincidir con convivencias de inicio de curso del Camino Neocatecumenal). En este mismo boletín encontrareis el organigrama actualizado de los tres grandes Servicios que presta la parroquia en los que están distribuidos esos 150 agentes pastorales.

Emprendimos los distintos Servicios pastorales del anuncio de la Palabra, la celebración de la Liturgia y el ejercicio de la Caridad con nuevas iniciativas, que surgieron de la Asamblea Parroquial tenida a mediados de octubre.

De todas estas iniciativas de mejora de los Servicios pastorales quiero destacar una, por la importancia que tiene en la marcha general de la pastoral de evangelización de la parroquia. Se trata de una profunda renovación del Servicio de liturgia; pues el Concilio Vaticano II considera que “La liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza (SC 10). Al destacar esta iniciativa no pretendo infravalorar las otras iniciativas que surgieron de la Asamblea, aunque alguna va en esta misma línea, al pedir, por ejemplo, los jóvenes que retomáramos la adoración eucarística, al menos dos o tres veces al año. Hubo otras iniciativas interesantes, como dinamizar aún más el servicio de la Caridad, que ya viene funcionando muy bien. O la decisión de que una comunidad neocatecumenal más joven (la sexta) sea la que este año se ocupe de la evangelización de los adultos en la parroquia.

Como podéis ver por lo apuntado someramente hasta aquí, el Señor bendice abundantemente a esta parroquia con una vida desbordante. Es lo que quiero reconocer en estas líneas y por lo que quiero dar gracias.

¡Feliz Adviento y Navidad para todos!

Javier, vuestro párroco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *