Diario de Santo Toribio de Liébana 2018

Día 6: No es bueno que el hombre esté solo… Cada oveja con su pareja. Etapa de Tama al Monasterios de Santo Toribio.

09:00h – Laudes




10:00h – Etapa



12:00h – Llegada al Monasterio de Santo Toribio




13:00h – Meditación y lectura de una carta escrita por San Pablo a cada peregrino

15:00h – Comida. Deconstrucción de huevo y chuleta de la huerta acompañado de thingers porcina


18:00h – Catequesis: Qué cruz con Ricardo


19:00h – Solemne Eucaristía










Foto grupal monitores

Día 5: bajo un sol abrasador. Etapa de Cicera a Tama. Nos ha visitado el Sol que nace de lo alto, qué bien se está en la casa del Padre a cubierto.

09:00h – Etapa


















15:00h – Comida: Atún cántabro aderezado con frutos de secano del sur español

18:30h – Celebración Penitencial: Camino a la casa del Señor


21:00h – Foto de grupo

San Miguel, ruega por nosotros.

Atemporal – Siempre ha habido favoritos

Con licencia eclesiástica ®

Día 4: día de desierto. Etapa de Cades a Cicera. Levanto mis ojos a los montes porque los pies no me responden.

08:00h – Oración de la mañana

09:00h – Etapa













15:00h – Comida: Parrillada de longanizas, morcilla de arroz, chorizo criollo y chorizo normal

17:00h – Lavadero

19:00h – Eucaristía




Nihil obstat ®
Obispado de Santander.

Pasó una tarde, pasó una mañana: el día tercero. Etapa entre Serdio y Cades

Ricardo: “Después de rezar, comenzamos la etapa, un día más. Buscando la senda fluvial del Río Nansa (belleza desbordante) y locura kilométrica. Pasando de 12 a 20 km para nuestras jóvenes piernas”.

09:00h – Etapa





11:00h – Almuerzo: Bocata de foie al aire cántabro


11:30h – Reinicio de la etapa





15:00h – Comida: lomo embuchado con queso de Cantabria a las finas hierbas

19:00h – Eucaristía estrepitosa



Con licencia eclesiástica ®

Día 2: Primera etapa entre Comillas y Serdio pasando por San Vicente de la Barquera

Ya estamos en plena peregrinación y la etapa y obligaciones del día a día nos impide desarrollar cada día con la máxima descripción posible, aún así, no fallamos a nuestra cita de actualización diaria. He aquí un breve reporte fotográfico de cómo hemos vivido nuestra primera etapa.

09:00h – Oración y catequesis

10:00h – Etapa










14:00h – Llegada a Serdio




18:00h – Eucaristía (con compañía especial)



Día 1: nervios, carretera y comienzo de la peregrinación.

Sobre las 18 horas de hoy hemos llegado, como estaba previsto, a Ruiloba en lo que será a partir de mañana el punto de partida de esta peregrinación hasta Santo Toribio de los jóvenes de la parroquia. Allí hemos tenido la fortuna de ser acogidos por las Carmelitas Descalzas de San José, concretamente, en la Casa de Oracion Betania.




Estas horas siempre son las más difíciles porque son muchos los sentimientos que se agolpan en cada uno de los peregrinos: personas nuevas que conocer y descubrir, sueño, nervios con la expectativa de las emociones que el camino tiene preparado para nosotros y muchas ganas de bajar del autobús. Un autobús siempre amenizado por la música de cada uno que tiene la oportunidad de coger la guitarra y deleitar al resto de acompañantes con melodías armoniosas de Melendi o artistas de gran calado cultural.

Y qué mejor para romper el hielo y conocernos unos a otros que jugar con un par de dinámicas de grupo que el equipo de monitores ha preparado para eso, conocer al hermano y si encima todo viene acompañado de risa y diversión, mejor que mejor. ¿Quién hay detrás de la cortina? ¡El primero que diga de manera correcta el nombre de quien se asoma gana!



Como colofón del día hemos celebrado nuestra primera eucaristía donde Ricardo, nos ha dado un larga pero interesante homilía sobre qué nos espera en esta peregrinación y qué significado tiene para un cristiano la Cruz. Tras esto, uno a uno, todos los peregrinos, monitores e intendencia hemos sido bendecidos y se nos ha sido entregada una cruz de madera que nos acompañará durante toda la peregrinación.






Por último, antes de irnos a descansar hemos tenido también la fortuna de recibir una charla por parte de Ignacio y Alfonso sobre su experiencia personal como jóvenes cristianos ante las dudas que a cada uno de nosotros, como adolescentes, jóvenes y menos jóvenes, nos pueden asaltar o podemos estar viviendo en el día a día pudiendo ser una fuente de sufrimiento personal o hacia otras personas.